Written by

Cortar tortas con un serrucho

hace unos pocos días he festejado mi día de cumpleaños. La verdad es que ha sido una fiesta de maravillas con 4 invitados. Realmente lo pasamos genial. Hemos jugado al fútbol en cancha de 11, al poker y a muchos juegos que realmente nos dejaron cansados y listos para comenzar a degustar unas ricas y deliciosas pizzas que había cocinado hacía unos días y frizado. ¡La verdad que estaban muy gustosas!

Igualmente lo mejor fue la mesa dulce en la que deleité a mis invitados con varias tortas, bombones, masas finas, tragos, y todo tipo de postres helados. El problema fue cuando intenté cortar la torta. Había olvidado un detalle realmente necesario… el cuchillo.

No tenía cuchillo. Los había dejado todos afuera cuando jugamos al circo y a una invitada la puse contra la pared para luego arrojarle las 1 docenas de cuchillos intentando no lastimarla. Por suerte tengo tan mala puntería que todos cayeron al pasto del jardín muy lejos de la muchacha.

Lo hermoso de tener amigos es que en momentos tan límites como estos se puede contar con ello. Allí fue cuando Carlitos me ofreció su serrucho. Me quedé sorprendido por el formato de aquel corta tortas, pero él me comentó que se trataba de un cuchillo para tortas. Qué increíble. Siempre con la solución debajo de la manga mi amigo Carlitos. Lástima aquellas anécdotas que dejó en el 2001.

Vía | foolishgadgets

Cortar tortas con un serrucho
36 votos