Written by

Insectos en la comida

Existen distintas formas de almacenar comida, pensadas en función a dónde se guardará, y en algunas ocasiones, para evitar de que nos roben nuestro delicioso almuerzo (algo que puede ser frecuente en el ámbito laboral), y si bien nos recuerda a un impresionante ratón, quizá sea la solución efectiva para evitarnos un mal momento.

Lunch Bugs

Se trata de unas bolsas herméticas al mejor estilo Ziploc, pero que han sido preparadas para evitar que algún fisgón se les acerque y robe, y hasta podría generarles una situación bastante desagradable, ya que en su interior se encuentra una asquerosa cucaracha.

Claro está, no se trata de una cucaracha real, sino que es un efecto muy bien logrado, impreso sobre estas bolsas protectoras, ideal para almacenarlas en una nevera y evitar que algún alma malévola intente robarlo, a menos que su estómago esté a prueba de insectos.

Una solución práctica y simpática para utilizar neveras compartidas, con una práctica caja de 24 fundas protectoras con dos diseños diferentes y mucho realismo, bautizadas como Lunch Bugs (juego de palabras de Lunch Bags, bolsas de almuerzo en inglés) por un precio asequible, de unos 5 euros al cambio.

 

Vía: Like Cool

Insectos en la comida
43 votos